Blog

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El síndrome del túnel carpiano, presenta un destacado puesto dentro de la patología laboral.

Se relaciona con la compresión o presión excesiva del Nervio Mediano, que es uno de los tres nervios que proporciona información de la sensibilidad y el movimiento de la mano.

 

Generalmente, está asociado con actividades deportivas, posturas forzadas, repetidas y en extensión de muñeca, Fractura y/o luxación de la muñeca que se acompañe de inflamación y/o edema, Embarazo… Incluso en ocasiones, se puede producir en personas que no realicen un trabajo manual o que no haya un factor desencadenante.

Ocurre con más frecuencia en las mujeres y en ocasiones por primera vez durante el embarazo, que llegará a desaparecer tras el parto.

Además del dolor, es frecuente que la persona afectada refiera:

  • Sensación de hormigueo o cosquilleo en los dedos
  • Entumecimiento y/o sensación de hinchazón de la mano,
  • Debilidad del pulgar al pellizcar
  • Y existencia de una sensibilidad disminuida a nivel de los tres primeros dedos de la mano , especialmente de aparición nocturna.

 

Los síntomas pueden ser leves o intensos, llegando incluso a ser incapacitantes en ocasiones.

Una vez confirmada la existencia de esta patología, contamos con diferentes medios terapéuticos, cuya elección dependerá del grado de afectación del nervio mediano.

  1. Si la evolución es en una etapa temprana, en la que NO SE REQUIERE CIRUGÍA, se recomienda realizar un tratamiento conservador donde nosotros te ayudaremos a volver a tus actividades de la vida diaria reduciendo los síntomas.

Elegiremos entre diferentes técnicas, acompañadas de un reposo relativo de la articulación (en ocasiones se pueden prescribir férulas de descanso para la muñeca) y medidas de prevención.

En la 1ª fase del tratamiento, nuestro objetivo será disminuir la inflamación y el dolor, para lo que usaremos distintas técnicas:

  • Electroterapia analgésica: tipo TNS para aliviar el dolor.
  • Ultrasonidos: por su efecto antiinflamatorio.
  • Crioterapia: hielo durante 10/15 minutos 3 veces al día.
  • Masoterapia y estiramientos pasivos, para relajar y dar flexibilidad a los tendones y la musculatura flexora de la muñeca.
  • Vendaje Neuromuscular.

En la 2ª fase del tratamiento, cuando el dolor y la inflamación hayan disminuido:

  • Haremos Ejercicios para mejorar la debilidad muscular.
  • Te enseñaremos Ejercicios y Estiramientos para realizar en tu domicilio de forma regular.

 

  1. En caso de que los síntomas sean más graves y TENGA QUE ACUDIR A CIRUGÍA, también te podemos ayudar con la Fisioterapia para restablecer la fuerza muscular de la muñeca mediante:
  • Tratamiento para las cicatrices y conseguir flexibilidad.
  • Movilizaciones pasivas al inicio, que luego serán activas, para mejorar la movilidad del la mano.
  • Ejercicios para mejorar fuerza de los músculos de la muñeca y mano.
  • Educación con respecto a la postura y posición adecuada de la muñeca para evitar compresión del túnel carpiano.

 

Si tras leer este post, crees que puedes padecer esta lesión, no dudes en contactar con nosotros, Clínica Quintana es TU Clínica.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone