Blog

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
lesiones futbol post

 

 

 

 

Las lesiones más frecuentes en el fútbol sin lugar a duda, son las lesiones musculares ya que durante la temporada el futbolista somete a un estrés continuo a sus músculos, principalmente a los que integran el tren inferior. Existen diferentes grados y tipos de lesiones musculares, las podemos clasificar de acuerdo al “mecanismo de lesión” en: lesiones extrínsecas (producidas por algún mecanismo directo) e intrínsecas (secundariamente a un mecanismo interno).

Lesiones extrínsecas

* Contusión muscular

* Sobrecarga muscular

* Calambre muscular

Lesiones intrínsecas

* Contractura muscular

* Distensión por elongación muscular

* Desgarro muscular

* Rotura de fibras

En el fútbol cabe destacar la “rotura de fibras” como la lesión muscular más frecuente y de mayor gravedad. La rotura de fibras se produce debido a un desequilibrio entre la demanda muscular y la elasticidad que puede soportar dicho músculo. Los músculos en los que principalmente se produce este tipo de lesión suelen ser los Isquiotibiales. Entre las causas principales por las que se produce este tipo de lesión se encuentran: mal calentamiento, baja forma física, sobrecarga o fatiga muscular, desequilibrios musculares,… etc

El tratamiento y el tiempo de recuperación en este tipo de lesiones dependerán del grado de la lesión. Pero en todas cabe destacar que para una recuperación óptima, es necesario un diagnóstico y un tratamiento lo más precoz posible.

Como método diagnóstico de mayor eficacia y objetividad no encontramos con la ecografía musculoesquelética, mediante la cual podemos localizar exactamente tanto el punto de lesión como el grado y tamaño de la misma. La ecografía se ha convertido en una herramienta diagnostica casi imprescindible en este tipo de lesiones.

En reglas generales, como primera actuación independientemente del grado de lesión, aplicaremos el método RICE (Reposo, hielo, compresión y elevación) que continuaremos durante los primeros días. A continuación trabajaremos siempre bajo la “regla del no dolor”, realizando ejercicios isométricos, propioceptivos, masajes de drenaje, vendaje neuromuscular, podemos recurrir también a la electroterapia, (por ejemplo el ultrasonido o láser) como método analgésico y antiinflamatorio. Siguiendo la evolución de la lesión iremos incluyendo en el tratamiento ejercicios excéntricos, estiramientos suaves, masaje, carrera suave, y por último introduciremos al futbolista en ejercicios específicos del fútbol, disparos, conducción de balón, etc.

Ante cualquier sospecha de lesión muscular, estaremos encantados de ayudarte tanto en el diagnóstico como en el tratamiento requerido. Puedes consultarnos sin ningún tipo de compromiso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone