Blog

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
2011161322402aa66fea91c06e062a2b

 

Podemos definir al Golf como, el juego en el que por medio de un palo que se sujeta con las dos manos (grip), estando el jugador delante de la bola, la golpea con un movimiento de todo el cuerpo (swing) intentando, en el menor número de golpes, llevarla del hoyo uno al dieciocho.

El Golf es un deporte dinámico y al mismo tiempo estático que cada día cuenta con más aceptación, ya que  puede ser practicado por personas de distintas edades, desde niños hasta personas de edad avanzada. Un deporte que además nos permite llevar a cabo una actividad física intensa y continuada en el tiempo, y que se practica al aire libre.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

En los diferentes estudios llevados a cabo por distintos investigadores sobre jugadores con varios niveles de juego se llegó a la conclusión que: la columna vertebral, y más concretamente la región lumbar, es la parte que más suele lesionarse (entre el 25% y el 35%), seguido del  “codo del golfista” o  “Epitrocleitis”, la muñeca y de los  hombros, más frecuentemente el  izquierdo”.

Estos datos los constatamos con el estudio que hicimos entre los años 2003-2004, con alumnos de la escuela de Golf de las Caldas de Oviedo, para lo que utilizamos un exoesqueleto que colocamos en la espalda con el fin de medir los rangos de movilidad de la columna dorsal baja y lumbar, ver la fase del swing que tenía un mayor índice de producir lesiones en la espalda baja.

Es importante saber que en  sólo una ronda de golf podemos caminar una media de 8 km durante aproximadamente 4 horas, realizando entre 75 y 125 golpes que se producen cada uno en menos de 2 segundos y que imprimen a la bola una velocidad que puede alcanzar hasta los 300 km/h.

Teniendo en cuenta estos datos, resulta sencillo entender las condiciones y fuerzas a las que se ve sometido nuestro cuerpo a la hora de jugar al golf

¿Cuáles son las causas que producen éstas lesiones?

La espalda es una región anatómica en la que podemos encontrar distintas estructuras, desde óseas hasta musculares pasando por nervios, tendones y articulaciones. Debemos concretar que el dolor de espalda no es una patología per se si no un conjunto de síntomas que nos alertan sobre la lesión de alguna de las estructuras mencionadas anteriormente.

Principalmente nuestra espalda se ve comprometida en los movimientos de Swing: durante los cuales realizamos movimientos bruscos y repetitivos de flexión, hiperextensión y rotación a altas velocidades y en la misma dirección. De igual modo afectan de manera negativa las vibraciones transmitidas durante el golpeo a la bola y esencialmente las vibraciones generadas durante golpes fallidos al suelo o a la estera de prácticas. Por no olvidar todos aquellos gestos y posturas que pueden provocar lesiones de espalda como cargar con la bolsa a la espalda, agacharnos a marcar bolas en el green o los vicios adquiridos en el stance y que contribuyen todos ellos al dolor en la zona espinal.

¿Cómo podemos prevenir la aparición de lesiones de espalda?

Nosotros siempre recomendamos:

  • En primer lugar,  seguir los consejos de nuestro profesor, que nos ayudará a mejorar nuestra técnica y nuestro nivel de juego, evitando que el riesgo de lesionarnos sea mayor.
  • Hacer estiramientos antes de iniciar la partida, incluso dar unas bolas en la cancha de prácticas y después de finalizar también.
  • Realizar swing armónico y suave evitando girar de manera brusca y a altas velocidades.
  • Mantener espalda recta en stand, flexionando las rodillas y manteniendo la cabeza en línea con la columna.
  • Colocarnos con un Stand más abierto para conseguir una mayor rotación dorsal en el swing, lo que evita lesiones de espalda por una rotación excesiva en la zona lumbar.
  • Agacharnos flexionando las rodillas al marcar la bola, al recogerla o arreglar los piques en el Green.
  • Utilizar en la medida de lo posible bolsas ligeras para transportar los palos y, si es posible, carros para transportar nuestra bolsa de palos.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone