Blog

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

carnetenrique2013

“OSTEO… ¿que?”

Continúo mi relato en el año 1977, en aquella época la Fisioterapia solo se ejercía en el ámbito hospitalario, en Mutuas y en centros especializados; la denominaban“rehabilitación  funcional”, así la distinguían de la médica.

Por aquella época mi jornada laboral era sumamente intensiva, por la mañana estaba en un organismo oficial (INSERSO), como fisioterapeuta, tratando a pacientes con minusvalías y a prematuros de alto riesgo. Durante esa época joven y entusiasta, procuraba organizar conferencias y cursos de mejora en colaboración con los diferentes ámbitos hospitalarios (Instituto Nacional de Silicosis,  Hospital Materno Infantil, etc.) a fin de aprender e intercambiar conocimientos dentro de los diferentes campos de la fisioterapia pediátrica, como la rehabilitación respiratoria en neonatos con dificultades o la estimulación psicomotriz en prematuros de alto riesgo, aunque sin mucho apoyo institucional, pero con toda la ilusión del mundo.

Por la tarde ejercía como A.T.S. para una Mutua de Accidentes de Trabajo, lo que me facilitó adquirir gran experiencia, sobre todo en el campo de la traumatología, ya que al trabajar con traumatizados lo mismo tenía que suturar heridas que hacer radiografías, poner escayolas, etc., además pasaba consulta con el traumatólogo del que aprendí muchísimo.

Con poco tiempo para la familia y muchas ganas de seguir formándome decido dar un cambio de rumbo a mis expectativas profesionales, así es como en el año 1990 me decido a abrir mi consulta privada como Fisioterapeuta, por las tardes,  dejando mi trabajo en la Mutua. Esta etapa resultó realmente dura, ya que estaba con un sueldo menos y rodeado de deudas para comprar los equipos de la consulta; además nadie me había preparado para ser Autónomo, y para llevar a cabo todos los tramites burocráticos que conlleva.

Sin darme cuenta me vi convertido en “FISIO…¿que? empresario”, y además no me conocía nadie. ¿Cómo hacer para que el público me conozca, me valore y más difícil aún, que acuda a mi consulta y ¡PAGUE POR LO QUE HACEN GRATIS EN LA SEGURIDAD SOCIAL!. No tuve más remedio que emplearme a fondo, marcar la diferencia y demostrar con resultados que el dinero que gastaban les compensaba, que no solo estaban invirtiendo en salud, sino en prevención, además de mejorar su calidad de vida. Cierto es que los pacientes salían muy satisfechos, y les contaban a familiares y amistades :”estoy yendo a un fisio… que me da un masaje y me va muy bien”, evidentemente el tratamiento era mucho más que un simple masaje.

Por aquel entonces gracias a los medios de comunicación, se empezó a hablar de que los equipos de futbol más famosos tenían en su plantilla un Fisioterapeuta para tratar las lesiones de los jugadores, y que conseguían una efectiva y pronta recuperación, y así poco a poco el ciudadano de la calle fue  conociendo la labor que hacíamos los Fisioterapeutas y pasó de ir al “fisio…” por un dolor,  a hacerlo de manera preventiva porque se sentía bien, descansaba mejor, etc.

La consulta iba funcionando bien, ya empezaba ser conocido, el volumen de clientes requería unas instalaciones mayores, así que en el año 1992 me trasladé a donde tengo la clínica actualmente, cerca de donde estaba pero bastante más grande y totalmente nueva, especialmente diseñada como yo quería, para una atención individualizada y especializada. Al tener cada vez más clientes me decidí a pedir excedencia en el INSERSO y dedicarme a tiempo completo a la clínica.

Yo seguí asistiendo a cursos de especialización por toda España pero sentía la necesidad de saber como trabajaban otros profesionales en Europa y Estados unidos, así fue cuando me enteré de que en Alcalá de Henares se había iniciado la formación en Osteopatía, impartida por unos fisioterapeutas franceses, así que,  a pesar del sacrificio y el esfuerzo económico que me suponía, en el año 1993 tomé la decisión de matricularme en la Escuela de Osteopatía de Madrid, finalizando los estudios en el mes de Junio de 1998; y entonces profesionalmente pasé a ser  Osteópata D.O., pero para mis clientes era ….OSTEO…¿qué?.

De nuevo tenía que explicar que era lo que había estudiado y para qué servía la Osteopatía, ya que era el primer Osteópata que se instalaba en Oviedo. Ciertamente en ésta ocasión me resultó más fácil  porque mis pacientes apreciaban favorablemente la diferencia que les proporcionaba la introducción de una terapia que proporcionaba muy buenos resultados, y que aunque nueva en la ciudad llevaba muchos años practicándose en el extranjero. Tengo que decir que nunca dejé de ejercer la Fisioterapia, y siempre que me es posible combino las dos técnicas.

Aún con los logros conseguidos, seguía teniendo inquietudes formativas,  por lo que en el año 2002

Nuevamente me lancé a la aventura formativa y me matriculé en la Universidad de Gral. San Martín, de Buenos Aires, en el grado de “Licenciado en Kinesiología y Fisiatría”, pues en España los Fisioterapeutas no podíamos obtener el grado de Licenciatura.

Ahora con 60 años recién cumplidos y 38 años de profesional,  sigo trabajando, estudiando y aprendiendo cada día de mis clientes y colaboradoras igual que cuando comencé, y así lo seguiré haciendo durante los años que mi salud me lo permita, porque “HE ELEGIDO LA PROFESIÓN DE MI VIDA”, y me enorgullezco de haber contribuido a que la Fisioterapia haya pasado de ser una “disciplina técnico-profesional” a “una disciplina de conocimiento científico”.  Por cierto éste año 2013 se cumplen 300 años del nacimiento de la Fisioterapia actual.

Por último quiero resaltar dos frases que siempre les digo a mis clientes y que refirió una de ellas: “Sirvan mis bienes para aliviar mis males”;  y otra de un buen amigo:

Si contratar un profesional te parece que sale caro espera a contratar un aficionado”.

 

Por supuesto, todo esto no habría sido posible sin el apoyo de mi esposa que supo estar siempre a mi lado y animarme en todo momento.

Adda.: La revista “Cuestiones de Fisioterapia” edita como número extraordinario el volumen nº 42, es un Monográfico a la Historia de la evolución de la Fisioterapia (1813-2013) muy interesante para los que quieran ampliar información sobre el tema.

Saludos cordiales …..

En Oviedo (Ppado. de Asturias), a 20 de Noviembre de 2013

 

Enrique Quintana Arango

(Colegiado nº 33/100)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone